bailes folclóricos

Bailes folclóricos

Ori­ginal­ment­e, el baile folklórico es­tá asociado con la danza o danzan­tes, he­reda­da por tra­diciones. Bailado por gen­te de nuestros pueb­los es­pontá­neamen­te du­ran­te celeb­raciones y encuen­tros sociales y ap­rendi­do me­dian­te la ob­servación.

His­tó­ricamen­te la danza, ha for­ma­do par­te de la His­to­ria de la Hu­mani­dad des­de el principio de los tiem­pos. Las pin­tu­ras ru­pestres encon­tra­das en Es­paña y Francia, muestran di­bujos de fi­guras danzan­tes, asociadas con ilustraciones ri­tuales y escenas de caza. Es­to, nos da una idea de la im­portancia de la danza en la pri­mit­iva socie­dad hu­mana. La his­to­ria de la danza ha evo­luciona­do al igual que to­das las ar­tes y a su vez nos ref­lejan los ciclos de la vi­da.

La danza la po­demos di­vidir en danzas autócto­nas y po­pulares es­tas a su vez se sub­di­vidi­den: en danzas Folklóricas o re­giona­les y Danzas Po­pulares y Ur­ba­nas.

Las danzas autócto­nas son las ba­se a ot­ro ti­po de danzas ta­les como las danzas po­pulares y teat­ra­les.

En las danzas re­giona­les como su nombre lo in­dican, no so­lo son las expre­siones del cuer­po, si­no la for­ma de ser de los in­di­viduos de cada re­gión. Se expre­san anécdo­tas sucedi­das en las re­giones en que se practican, y es por el­lo que en muchas ocasiones rep­re­sent­an ob­ras lite­rarias, mit­os, fa­bulas, leyen­das etc.

Asi­mis­mo, se expre­san te­mas de la vi­da diaria por ejemplo, el mat­ri­monio, la siembra, cos­tumbres y muchos te­mas como es­tos, son caracte­riza­dos en es­te ti­po de danzas.